Una escena de la vida cotidiana a la que no muchos prestamos atención: niños y niñas caminando a una escuela cercana. Una escuela donde aprenden a leer y escribir, y donde tienen tiempo para jugar. Si se enferman, habrá una enfermera que pueda llamar a sus madres y padres, además se podrá sacar una cita con el médico si es necesario. Los niños y niñas que hayan sufrido abusos, pueden buscar apoyo de un consejero escolar quien sabrá dónde referirlos para recibir ayuda especializada.

Al menos así es como debería ser. Desafortunadamente, muchos niños y niñas en el mundo no tienen acceso a servicios básicos de calidad, tales como educación, salud y protección.

¿Por qué? Porque los gobiernos no están invirtiendo adecuadamente en los niños y niñas.

Desde que la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidad fue aprobada en 1989, todos los países en el mundo excepto uno, la han ratificado. Pero los gobiernos tienen que hacer más para pasar de las palabras a los hechos.

Por esta razón, el Comité sobre los Derechos del Niño está lanzando una Observación General sobre Presupuestos públicos para hacer realidad los derechos de los niños y niñas.

Es el primer documento de la ONU que menciona de manera expresa y detallada  la obligación legal de los Estados de invertir en los niños y niñas. La Observación General también ayudará a los gobiernos a cumplir con los compromisos asumidos con los niños y niñas en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) acordados en septiembre de 2015.

Las recomendaciones de la Observación General se orientan hacia una movilización de recursos de manera abierta, inclusiva y responsable, la asignación del presupuesto y el gasto alineados con el llamado de Save the Children sobre financiamiento justo y rendición de cuentas ante las niñas y niños más excluidos. La Observación General deja claro que los Estados no deben discriminar a ningún niño o niña a través de la movilización de recursos, el presupuesto y el gasto.

'El gasto equitativo no siempre significa gastar la misma cantidad en cada niño y niña, sino más bien la toma de decisiones de gasto que conducen a la igualdad sustantiva entre los niños y niñas'

Observación General, párrafo 61

Para realmente alcanzar hasta el último niño y niña, los Estados tienen que asegurar los recursos para invertir en los niños y niñas, incluso a través de los impuestos. Tienen que producir datos relacionados a los niños y niñas para informar sobre las decisiones presupuestarias, e identificar las asignaciones a los niños y niñas en sus presupuestos. Pero sobre todo, tienen que asegurarse de que los niños y niñas puedan participar en las decisiones presupuestarias.

‘Las instituciones estatales deben escuchar regularmente las opiniones de los niños y niñas sobre las decisiones presupuestarias que les afectan [...].’

'El Comité subraya la necesidad de que las instituciones de los Estados asignen un presupuesto para proporcionar materiales contextualmente adecuados, mecanismos e instituciones que permitan una participación significativa.'

Observación General, párrafos 52 y 54

Save the Children ha apoyado el desarrollo de la Observación General. Hemos copresidido una coalición de la sociedad civil que ha hecho aportes a la redacción, organizado consultas regionales y facilitado la participación de los niños y niñas para hacer sus recomendaciones.

La Observación General es un logro para celebrar. Nos lleva un paso más cerca de nuestro objetivo: alcanzar hasta el último niño y niña.

Para conocer más sobre la Observación General, por favor vean este vídeo.

'...priorizando los derechos de la niñez en los presupuestos, tanto a nivel nacional y subnacional, como lo exige la Convención, no sólo contribuye a la realización de estos derechos, sino también a los impactos positivos a largo plazo en el futuro crecimiento económico, el desarrollo sostenible e inclusivo, y cohesión social.'

Observación General, párrafo 12